2016_09_30___1500457849

EL MOVIMIENTO DE TRANSICION

El Movimiento de Transición es el esfuerzo colectivo de más personas cada día, que optan por organizarse para hacer frente al desafío del Pico del Petróleo y el Cambio Climático.

Personas, en todo el mundo, desarrollando iniciativas en sus comunidades (barrios, pueblos, islas, vecindarios, ciudades…) que aumentan la capacidad de supervivencia y bienestar, en la perspectiva de los importantes cambios que vamos a vivir en los próximos años, como consecuencia de la decreciente disponibilidad de los recursos energéticos fósiles y la alteración del clima.

El concepto de transición parte del intento de aplicar el diseño de la permacultura a asentamientos y ciudades teniendo como pilares básicos a nivel conceptual el pico de producción del petróleo, el cambio climático y, para hacer frente a esos dos fenómenos interrelacionados, la resiliencia.

Fomentando la creación de huertos urbanos, la plantación de árboles productivos, la construcción de casas y la mejora del aislamiento con materiales de la comarca, la recogida y reutilización de desechos, la creación de bancos de semillas y de plantas medicinales, la creación de talleres de aprendizaje de labores tradicionales (tejidos, conservación de alimentos, creación de herramientas), instalación de paneles solares, creación de sistemas de trueque y monedas locales, cría y cuidado de animales de tiro, mantenimiento de granjas avícolas, producción sostenible de leña…

El concepto de resiliencia es central para las iniciativas en transición. De manera
análoga a un ecosistema en el contexto comunitario este concepto se refiere a la
habilidad de una comunidad de no colapsar frente a la falta de energía o alimentos y a su habilidad de responder ante estos choques de origen externo.

Una comunidad resiliente debe ser diversa, descentralizada, autónoma y flexible.

“crear el mundo que nosotros queremos es un proceso mucho más poderoso que destruir lo que no queremos”. El poder del cambio está en que seamos constructivos en vez de destructivos y positivos en vez de negativos. La concienciación no se debe mantener sólo en el nivel intelectual, “la cabeza”, porque también afecta a nuestros sentimientos, “el corazón”, y consecuentemente a nuestra manera de actuar. De ahí la gran importancia de ser optimistas.

monedas2

Monedas sociales, una tendencia que crece en todo el mundo

Monedas sociales, una tendencia que crece en todo el mundo

Funcionan en pequeñas comunidades y están organizadas por los propios productores y consumidores. No están reguladas por organizaciones estatales o bancarias.

monedas2

Por Javier de Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

A lo largo y ancho de todo el planeta, las comunidades locales buscan autogenerar respuestas diversas a necesidades hasta ahora insatisfechas por el sistema económico hegemónico. Las monedas sociales expresan una de estas innovaciones, quizás una de las más complejas surgidas del desarrollo económico “endógeno”. Ya son más de 600 las monedas sociales circulando en todo el mundo -cinco de ellas en Argentina-, se han organizado en una red mundial y es una tendencia que va en rápido crecimiento.

El Mercado Social que funciona en Cataluña, España, con 32 diferentes regímenes monetarios comunitarios integrados en una red, define la moneda social como “un instrumento para conseguir relaciones económicas igualitarias y basadas en el trabajo real.

La moneda social se crea y se destruye por y en función de la actividad económica real que se dan entre las entidades y personas participantes”.

¿Cómo funciona este sistema? Ante todo, en una comunidad limitada. Es una moneda local, que no produce intereses y que no tiene sentido acumular, aspecto que elimina la posibilidad de especular con ella y facilita su alta rotación, por lo que favorece los intercambios que se realizan a escala comunitaria. En este sentido, nunca hay escasez de moneda sino que existe tanta como riqueza o trabajo real hay en el mercado social.

Estas características la convierten en una moneda que se crea de forma democrática, descentralizada y comunitaria, lo que permite consolidar y potenciar economías locales basadas en la cercanía y el conocimiento mutuo.

Aunque los sistemas vigentes son diferentes en cada comunidad, suele no tener una representación física (billetes o similar). Los intercambios en moneda social se realizan generalmente en estos casos a través de procedimientos electrónicos mediante una interfaz web en la que cada usuario dispone de una cuenta propia en moneda social. En todos los casos conviven con la moneda circulante nacional o regional, en una cierta relación de equivalencia o no, pero siempre es dinero de dominio público controlado comunitariamente, por la propia red de proveedores y consumidores que la crea. Al ser “creada” por los usuarios y no por una tercera persona que está fuera del circuito de compradores y vendedores, son los propios actores de la economía real local los que controlan su uso, evitando de esta manera terceros agentes que extraigan beneficios hacia afuera del sistema de producción y consumo.

La red mundial CES (Community Exchange System) o Sistema de Intercambio en Comunidad, surgida en 2008 en Sudáfrica, facilita una plataforma mundial para el reconocimiento, registro y promoción de las monedas sociales. El sistema registra al día de hoy 631 regímenes monetarios locales alternativos, distribuidos en 63 países con mayor o menor desarrollo de iniciativas. España, con 185 monedas sociales, encabeza la lista, seguida por Estados Unidos (99 monedas), Sudáfrica (45), Finlandia (42), Australia (31) y Nueva Zelanda (30), en un listado que incluye una decena de países lationoamericanos, también a Argentina.

Mientras en América Latina circulan 44 monedas sociales diferentes, en nuestro país la red internacional registra cinco iniciativas locales con regímenes monetarios en pleno funcionamiento, dos en la provincia de Buenos Aires, uno en Capital Federal (Almagro), uno en Entre Ríos (Paraná) y uno en Río Negro (El Bolsón). Con nombres como peko, peso tuki, onda, unite o simplemente crédito, estas monedas son administradas en todos los casos por redes locales de productores y consumidores vinculados con mercados sociales que en algunos casos administran también “bancos de tiempo” sociales, otra innovación vinculada con el intercambio ya no de bienes pero sí de servicios. Diversas formas que toma lo social a las limitaciones de un sistema económico que no termina de asegurar las respuestas que está requiriendo la sociedad y que encuentran en el concepto de red, de precio justo y en el de equidad, una respuesta a sus demandas.

puma1

El Puma – Red Moneda Social en Sevilla

El Caso Puma:

puma1

– El PUMA es una moneda complementaria al euro.

– Se crea mediante la actividad de todas las personas que conforman la red, en comunidad, de forma asamblearia y transparente.

– Su ámbito es el Casco Histórico Norte de la ciudad de Sevilla, aunque no es necesario ser residente para participar.

– Su valor es equivalente al euro: 1 Puma = 1 Euro.

– Se basa en el sistema de monedas complementarias LETS (Local Exchange Trade System): un sistema de intercambio local por puntos.

MAS INFO: que es y que objetivos persigue el puma

lakabe1

La ecoaldea de Lakabe

Entrevista a Mabel cañada de la Ecoaldea de Lakabe

“Una ecoaldea es un asentamiento humano, concebido a escala humana, que incluye todos los aspectos importantes para la vida, integrándolos respetuosamente en el entorno natural, que apoya formas saludables de desarrollo y que pueda persistir indefinidamente”. La definición es de Robert Gilman, uno de los principales impulsores de las ecoaldeas a nivel internacional.

lakabe1

Lakabe, en el municipo de Arce, está considerada como la decana de las ecoaldeas -fue creada en 1980- y supone por su combatividad y longevidad, una suerte de eslabón perdido entre las comunas ligadas al hippismo o los movimientos contraculturales de los años 60 y las actuales comunidades. Mabel Cañada es una de las pioneras, pertenece a esta ecoaldea desde su comienzos, cuando un grupo de personas ocupó el pueblo, propiedad del Gobierno de Navarra, para rehabilitarlo. “Estaba totalmente abandonado. Nuestra filosofía era que los pueblos se estaban muriendo y queríamos darles vida”, explica sobre su decisión. El balance tras estos 29 años es positivo. “Hay varias ventajas en esto de vivir en un pueblo, entre ellas, se pueden desarrollar cualidades de largo alcance y estar muy impregnado por la vivencia directa con la tierra. A mí personalmente me parece que permanezco más cerca de la realidad, de lo que es este planeta, de la humanidad…”.

Mabel nació en Bilbao hace 56 años. “No es una ciudad tan grande como Madrid o Barcelona, pero todas ellas son espacios en los que la ausencia de la naturaleza crea un handicap , un vacío que no se llena aunque se vaya al monte los fines de semana. Lo que me ha dado el campo, el ritmo de la tierra, lo he podido trasladar a mi forma de estar en este planeta y me facilita la comprensión de lo que como humanidad estamos llamados a realizar”.

Además de residir en un pueblo, ella eligió vivir de una forma no convencional, en comunidad, con una estructura colectiva de toma de decisiones. “Vivir así llena otra parte de la persona: la de las relaciones sociales. A mí me da una dimensión del ser humano y de cómo podemos transformarnos para ser una humanidad realmente humana. Eso es lo que estamos experimentando aquí”.

Los sistemas de toma de decisión en Lakabe, donde sólo hay un teléfono y los vecinos desayunan y comen juntos, son horizontales. La comunidad, compuesta en la actualidad por 30 miembros, trata en una asamblea semanal las grandes cuestiones: el uso de energías renovables, la sustentabilidad alimentaria y económica, el reciclaje y el uso de materiales de construcción ecológicos.

“Cada vez que tenemos un problema se expone directamente en la asamblea. No hay cargos electivos, hay áreas en las que algunas personas se implican más que otras, por ejemplo, unas dedican más tiempo a los animales y otras, a la huerta comunitaria o la panadería. Hay muchos niveles, pero la responsabilidad de lo que creamos y gestionamos aquí a diario sigue perteneciendo a todos”.

Mabel reconoce que es una forma de vida exigente. “Supone una transformación, pasar de ser una persona de hábitat urbano, con sus comodidades, a tomar decisiones como disfrutar de menos calor por no talar más árboles o tener menos alimentos por no matar más animales. Cuanta más conciencia ecológica tienes más rebajas tus necesidades y te responsabilizas del planeta”, explica.

Pero para cumplir este ideal resulta necesaria una capacitación específica . “Aprender a cultivar la tierra, a hacer casas, a tratar con los animales. Nosotros, que hemos rehabilitado 12 casas, lo hemos aprendido aquí, porque a comienzos de los 80 había poca información. Lo hicimos a tientas, ahora los interesados pueden preparase de otra manera gracias a que hay muchas personas trabajando y viviendo en el medio natural”, apunta.

Resulta difícil calcular cuántas personas han optado por dar la espalda a la sociedad convencional, pero atendiendo a los participantes en las reuniones de ecoaldeas y a las páginas webs se puede hablar de unas 2.000 en todo el país, aunque la crisis ha elevado el número de consultas sobre este tipo de comunidades. El grupo de Lakabe ha venido flutuando entre los 12 y los 45 integrantes. “No todos descubren que este es su sueño, algunos se quedan en el camino porque para ellos las condiciones resultan demasiado duras o no quieren vivir en grupo de una forma tan comprometida, pero, aun así, son experiencias que van alumbrando otras utopías”.

En estos años Mabel ha llegado a compartir casa con 15 personas. “He tenido cuatro hijos, uno de ellos se ha quedado aquí, y he seguido compartiendo vivienda con otras parejas que también tenían hijos. También he cambiado varias veces de casa, porque no siempre he necesitado una grande. Me he movido”, resume tras casi una treintena de años en Lakabe.

kevinlinch1

El movimiento de Ecoaldeas, una entrevista con Kevin Lluch

El movimiento de Ecoaldeas, una entrevista con Kevin Lluch

Kevin Lluch nos habla, desde su dilatada experiencia en comunidades, del movimiento de ecoaldeas, que, hoy más que nunca, es un eco de un cambio posible para muchas personas.

Cada vez son más los que se plantean vivir compartiendo, en distintos grados, las cosas esenciales de la vida, integrándose respetuosamente en el entorno natural, apoyando formas saludables de desarrollo y plantando alternativas a un sistema que se olvido que el Yo es el mismo en todos.

trueque1

El Trueque – Basica

El Trueque

Fue, en la historia económica, la forma de intercambio más antigua. Consistió en el canje directo entre bienes y productos. Esto ocurrió durante un largo espacio de la historia humana, antes de la invención del dinero.

trueque1

            En la primitiva economía de trueque no existió la noción del precio. Las cosas tuvieron relación de valor con otras pero no precio. Un saco de trigo equivalía a determinada cantidad de tejidos. Una pierna de cerdo se cambiaba por tantas unidades de tubérculos. Este era el trueque. El precio vino después, cuando se inventó el <dinero como medida del valor e instrumento de cambio, y desde entonces está ligado inseparablemente a la economía monetaria.

            Por consiguiente, el trueque era el sistema de canje de las sociedades primitivas que carecían de una medida común del valor para el intercambio de sus productos.

            El principal obstáculo del trueque fue la necesidad de una doble coincidencia: que una persona ofrezca una cosa que a otra le interese y que ésta, a su vez, esté dispuesta a entregar la que aquélla requiera.

            El trueque no ha desaparecido totalmente. Aún se lo utiliza ocasionalmente en el intercambio individual y, con mayor frecuencia, en las transacciones internacionales. Cuando los países del <tercer mundo tienen superávit de productos primarios y sufren escasez de divisas, arreglan acuerdos bilaterales de comercio para intercambiar sus excedentes con otros países que estén en la misma circunstancia o con los proveedores de bienes manufacturados. Los intermediarios, sean bancos o corredores, se encargan de aproximar a los países. Buscan vendedores de bienes industriales que estén dispuestos a aceptar como pago productos primarios.

            Ya por la inflexibilidad de sus sistemas, ya por la escasez de divisas libremente convertibles  —el rublo no lo era en Occidente—  durante cuatro décadas los miembros del COMECON (Consejo de Ayuda Económica Mutua, fundado en 1949 por ocho países comunistas) acudieron al trueque en forma preferente para intercambiar sus productos.

            A pesar de que la economía de cambio y el uso del dinero se han vuelto universales, el trueque  —que fue la técnica más antigua de los negocios—  no ha desaparecido del todo y menos en el campo internacional.

 

chiemgauer1

Chiemgauer – una moneda regional que ayuda a proyectos sociales

Chiemgauer: una moneda regional que ayuda a proyectos sociales

Por Miguel Yasuyuki Hirota (a quien tengo el inmenso placer de conocer personalmente).
Un gran experto en monedas sociales

chiemgauer1

Chiemgauer es la moneda regional más activa en Alemania y funciona en las comarcas de Rosenheim y de Traunstein, además de la ciudad de Rosenheim, Baviera (en la zona entre Múnich y Salzburgo, Austria). Aunque ya me he referido a esta experiencia en este blog, quisiera volver a presentarlo detalladamente para que sepáis cómo contribuye este medio de intercambio a la zona.

Chiemgauer nació en enero de 2003 como actividad extracurricular de una escuela Waldorf (escuela privada con un currículum elaborado a base de la filosofía de Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía). La región es económicamente muy próspera gracias a varias actividades, entre otras, la agricultura, la industria y el turismo (allí está el lago Chiemsee, un destino turístico importante). Christian Gelleri, en aquel entonces profesor en esta escuela, hablaba de monedas sociales en la clase cuando seis alumnas estuvieron interesadas en iniciar un proyecto.

Esta moneda está totalmente respaladada con el euro y funciona del siguiente modo: los consumidores eligen un proyecto social al dar de alta y cambian, por ejemplo, 100 euros en Chiemgauer, con el 3% del efectivo que va al proyecto social. Luego los consumidores compran a comercios locales y pagan en Chiemgauer en par (1 Chiemgauer = 1 euro), y los comercios tienen dos opciones: a) ir a la oficina de Chiemgauer y reconvertirlos en euros, pagando el 5% de comisión o b) pagar a otros comercios locales para evitar esta comisión. Vamos a ver cuáles son las ventajas para cada actor:

  • Consumidores: Donación del 3% de gastos en comercios locales al proyecto social que eligen. Si uno gasta 500 € por mes, se puede donar 180 € por año (500 x 3% x 12 meses).
  • Proyectos sociales (principalmente asociaciones): Ingreso adicional que podrá gastar para sus propios proyectos.
  • Comercios locales: Atracción de los consumidores conscientes de la comunidad.

Y los 100 euros que deja el consumidor se distribuyen en: 95 euros como reserva para la reconversión, 3 euros como donación al proyecto social y 2 euros que se gasta para la administración de esta moneda.

Otro aspecto importante de Chiemgauer es la oxidación (más información en mi post anterior): Los billetes caducan cada tres meses y se requiere colocar un timbre del 2% del valor (2, 4, 10, 20, 40 céntimos y un euro para billetes de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 Chiemgauers, respectivamente), alentando a que los portadores de billetes gasten cuanto antes para evitar este costo. Además Chiemgauer ofrece microcréditos con una condición maravillosa en el programa de Zinsbonus: aunque los prestatarios en esta moneda social tienen que pagar tasas de interés, ¡estos costos financieros serán retornados si consiguen devolver toda la cantidad de su préstamo sin retraso!

Esta iniciativa ha crecido desde su fundación: el siguiente gráfico muestra cómo se ha desarrollado.

  2003 2006 2009 2012
Consumidores 130 1,097 1,899 2,573
Comercios locales 100 540 587 633
Cambio € > C 68.286 548.947 1.286.244 1.864.463
Cambio C > € 58.286 534.709 1.145.750 1.815.108
C en circulación 10.000 64.346 449.064 599.757
Donación a proyectos sociales 1.800 16.468 38.587 55.934
Facturaciones en C 75.873 1.372.368 4.042.204 6.452.279
Circulación de C por año 9,48 23,98 10,67 11,22
Circulación de € por año 6,78 6,29 4,82 4,03
Efecto multipicador de C 1,11 2,50 3,14 3,46

Lo más destacable de este gráfico es el aumento constante del efecto multiplicador de Chiemgauer (de 1,11 en 2003 a 3,46 en 2012): Esta cifra significa que Chiemgauer realiza cada vez más transacciones económicas en la región antes de ser reconvertido en euro y escaparse, fomentando cada vez más la economía local. Os valdría la pena estudiar este modelo para ver si lo podéis poner en marcha en vuestra comunidad.

Imagen de apertura: Billete de 2 Chiemgauer, con oxidación del 2% por trimestre

 

 

ecocomu1

Ecocomunalismo

Que se define como Ecocomunalismo?

El Ecocomunalismo es una filosofía ambiental basada en los ideales de la vida sencilla, la autosuficiencia, la sustentabilidad, y la economía local. Los ecocomunalistas vislumbran un futuro en el cual el capitalismo como sistema económico sea reemplazado por una red global de pequeñas comunidades económicamente interdependientes e interconectadas.

El gobierno descentralizado, con el foco puesto en la agricultura, la biodiversidad, la diversidad étnica, y la economía verde son los fundamentos del ecocomunalismo.

ecocomu1

La Historia

Los orígenes del ecocomunalismo se remontan a un conjunto diverso de ideologías. Entre otras la “reacción pastoral a la industrialización de William Morris y los utópicos sociales del siglo XIX (Thompson, 1993); la filosofía de Lo pequeño es hermoso de E.F. Schumacher (1972) del siglo XX; y el tradicionalismo de Gandhi (1993)”1:18 El término ecocomunalismo fue acuñado por el Global Scenario Group(GSG), fundado en 1995 por Paul Raskin, presidente del Tellus Institute. El objetivo del GSG era describir y analizar las perspectivas futuras del planeta a medida que ingresa en la fase de la civilización planetaria. Los resultados del análisis de escenarios posibles del GSG derivaron en una serie de informes.2 El ecocomunalismo surgió en 2002 como uno de los seis futuros escenarios posibles presentados por el GSG en un ensayo de 99 páginas titulado “Gran Transición: La promesa y atractivo de los tiempos venideros.” Este documento fundacional describe al ecocomunalismo como una “visión de una vida mejor” que se traduce en “dimensiones de realización no materiales – calidad de vida, solidaridad y calidad del planeta”.1:42

Escenarios alternativos

La perspectiva ecocomunalista es solo parte del análisis de GSC de casos hipotéticos presentados en el ensayo titulado la Gran Transición que están organizados en tres categorías. La primera, Mundos convencionales, considera que se mantienen los valores capitalistas mientras solo las fuerzas del mercado y reformas políticas graduales tratan de limitar la degradación ambiental. La segunda, Barbarización, en la que el colapso ambiental conduce al colapso generalizado de la sociedad. La tercera, Gran Transición, es un camino que incluye la “revolución social del ecocomunalismo” (Revista mensual John Bellamy Foster, octubre de 2005) que encuentra a la humanidad cambiando su relación con el medio ambiente. Los ecocomunalistas son protagonistas de un movimiento ciudadano global más amplio.

En el mundo real

El ecocomunalismo se ha arraigado en todo el mundo a diferentes niveles. En pueblos como Auroville, Nimbin, y en la Federación de Damanhur se ofrece una forma de vida con bajo impacto ambiental. Grupos más grandes como la Fundación Findhorn brindan educación para contribuir a la creación de nuevas comunidades. Además, todos estos grupos y otros participan en la Red global de ecociudades; que apoya al ecocomunalismo a nivel mundial.

EJEMPLO DE ECOCOMUNALISMO EN ITALIA: VISITA AQUI LA FEDERACION DE DAMANHUR!

grati parque 1

Encuentro Grati Feria Munitario – 9 Octubre 2016 – 15 hs – Vicente Lopez

Encuentro Grati Feria Munitario – 09/Octubre/2016

ESTAMOS DE FESTEJO …!  Ya que haremos el primer encuentro de Munitario de este año 2016 CON EL NUEVO SITIO WEB de Munitario en el aire y con muchas mas ganas de difundir esta iniciativa popular y comunitaria.

grati parque 1

El evento de GRATI-FERIA en este caso (o sea: todo lo que traigas a este encuentro es gratis para otros y todo lo que traigan otros es gratis para ti) se ubicara dentro del marco el Paseo Cultural Federico Garcia Lorca, que se realiza 6 veces por año aqui en Florida.

Para participar del mismo sencillamente puedes acercarte el dia 9 de OCTUBRE de 2016, a partir de las 15 hs a Aristobulo del Valle 1650, Vicente Lopez.

EL EVENTO DE GRATI FERIA Y EL PROPIO PASEO CULTURAL DE FEDERICO SUCEDEN EN EL BOULEVARD QUE ESTA AL LADO DE LA ESTACION ARISTOBULO DEL VALLE (A cuadras de la Avenida Cabildo y la Gral. Paz).

Aqui un video explicativo del acontecer de una Gratiferia …

Si bien no es obligatorio traer nada, se cae de maduro que si queremos generar una Gratiferia abundante debemos participar conscientemente y recordar unos dias antes el ir preparando y pensando que llevariamos a la misma. Aparte de poder brindar cosas a otros tenemos entonces el placer anticipado de ir diseñando juntos nuestro encuentro. A AGENDARLO ENTONCES!

Asi que … YA SABES!  Estas cordialmente invitado a acercarte a conocernos, compartir el encuentro, preguntar lo que desees saber de la Comunidad, y todo lo que desees compartir con otros en forma gratuita.

OBVIAMENTE … Te super agradecemos si le das difusion al encuentro entre amigos y familiares y compañeros, tanto a esta movida como a la comunidad de intercambio www.munitario.com, eso nos empondera y nos hace crecer en servicios y encuentros. Usa las redes sociales y tambien las oportunidades de charlar personalmente con tus amigos. Difunde!

Te esperamos :)

ecosocysoli

La Economia Social

Definición de Economía SocialLa Economía Social, también llamada Economía Solidaria, se refiere al conjunto de aquellas organizaciones de productores, consumidores, ahorristas, trabajadores, etc., que operan regidas por los principios de participación democrática en las decisiones, autonomía de la gestión y la primacía del ser humano sobre el capital. Las prácticas de estas organizaciones se circunscriben en una nueva racionalidad productiva, donde la solidaridad es el sostén del funcionamiento de las iniciativas. Diferenciándose de la racionalidad capitalista que no es ni solidaria ni inclusiva y de la economía pública que no permite la posibilidad de autogestionarse.

Estos emprendimientos buscan la articulación con entidades públicas o privadas que le permitan llevar a cabo una verdadera participación democrática en la vida económica y política de una sociedad. En ellas encuentran refugio categorías sociales puestas al margen de los sistemas de empleo y distribución de la riqueza convencionales dependientes del mercado y del Estado.

ecosocysoli
Como integrantes de la economía social es posible incluir a las cooperativas, las mutuales, las fundaciones, las organizaciones civiles, las cooperadoras y las fábricas recuperadas que funcionan como cooperativas en su gran mayoría; pero también a las organizaciones de desocupados que organizan comedores, huertas o demás emprendimientos.

En los últimos 20 años se ha ido extendiendo el concepto de “tercer sector”. Este término pone énfasis en la idea de que la organización económica y social de los países se constituye en torno a tres sectores de la economía.

1- Un primer sector que corresponde al sector de la economía pública,

2- Un segundo sector que corresponde a las empresas privadas

3- Y un tercer sector que reúne a todos las otras formas de empresa y organizaciones, que por lo general no tienen fines de lucro y se basan en una gestión democrática y en la generación de bienes y servicios de interés público.

Quienes utilizan el concepto clásico de empresas de economía social subrayan en su análisis el desarrollo de empresas que operan en el mercado transando sus bienes y servicios pero por medio de la gestión de empresas democráticas, centradas en la ayuda mutua y el interés público.

Finalmente cabe indicar (aunque es posible encontrar otros términos de uso común como economía popular, economía de interés general, sociedad civil y otros), que otro término de uso frecuente es el de “sector sin fines de lucro”, en donde el acento es puesto en al trabajo voluntario de interés general que es realizado con ánimo solidario. En los últimos años esta línea de acción y pensamiento se ha potenciado con el desarrollo de iniciativas vinculadas a la gestión ética de las empresas y las distintas vertientes de la responsabilidad social empresarial.

Esquema de Ubicación de la Economía Social

El siguiente cuadro ilustrativo pretende ayudar a la comprensión del concepto de economía social, agrupando las organizaciones productivas en cuatro regiones de acuerdo al tipo de propiedad de los mismos (privada o pública) y a si tienen objetivos de lucro u objetivo social.

 

Siguiendo el esquema del cuadro, las instituciones pertenecientes a la Economía Social tienen cierto grado de propiedad privada (aunque el Estado puede participar en su propiedad) y no tienen el lucro como único objetivo, sino que tienen un fin social (pueden tener el objetivo de lucro, pero este no es el único). Se debe mencionar que los límites trazados en el cuadro son ilustrativos y que no siempre están perfectamente definidos (puede haber un emprendimiento con participación tanto del estado como del sector privado, que tenga objetivos comerciales y sociales al mismo tiempo).

Características de la Economía Social

Podemos distinguir, entre otras, como características sobresalientes en los emprendimientos sociales o solidarios:

a)La democracia participativa y la autogestión. Se debe verificar la total igualdad en la participación en la toma de decisiones de todos sus miembros o en la elección de sus autoridades en el caso de estar delegada esta función, tal que si se trata de una organización productiva por ejemplo, el capital debe encontrarse repartido en porciones iguales entre los socios.

b)La práctica de la solidaridad con especial énfasis en los más desfavorecidos del grupo o de la comunidad en general. Las entidades que promueven la economía solidaria dan prioridad a las asociaciones de desempleados, trabajadores en vías de perder el empleo y de los que menos tienen posibilidades de encontrar trabajo debido a la edad, la falta de calificación, discriminación de raza o de género, etc.

c)El desarrollo local. Los emprendimientos solidarios surgen en un área específica por un grupo de individuos que sufren una particular problemática utilizando recursos endógenos, la vida común del grupo es lo que refuerza la cohesión de la comunidad.
d)La sustentabilidad. La economía social se fundamenta en los principios de desarrollo económico respecto del cuidado del medio ambiente y el compromiso con la cohesión social, siendo pionera en las prácticas de responsabilidad social.

Génesis de las iniciativas solidarias

Normalmente el surgimiento de los emprendimientos solidarios, por las características antes mencionadas, parte de la conjunción de ciertos eventos entre los que Gaiger (2004) menciona: (a) La presencia en los medios populares de prácticas y tradición asociativa comunitaria o de clase, motivada por el sentimiento de un pasado y una problemática común, en la cual los individuos se reconocen mutuamente; (b) la dotación de liderazgos populares legítimos y activos en las organizaciones y movilizaciones colectivas; (c) el descenso de las modalidades habituales de subsistencia debido a la regresión del mercado de trabajo conjuntamente con la ineficacia o desidia en las políticas públicas destinadas a resolver el problema y generar oportunidades económicas; (d) la actuación de organismos de apoyo capaces de canalizar las demandas de este tipo de emprendimientos sobre todo en lo referente a los instrumentos materiales y pedagógicos; y (e) un escenario político donde se reconozca la relevancia de este tipo de demandas sociales y se permita que estas alternativas penetren en los movimientos sociales y en la institucionalidad política.

Antecedentes y desarrollo de la Economía Social

La economía social tiene como antecedente al cooperativismo obrero surgido de la resistencia contra la Revolución Industrial y el consecuente desarrollo del capitalismo. Robert Owen en 1832 creó la Labour Exchenge (Bolsa de Trabajo) en Londres, luego surgieron otras con la misma forma, donde se intercambiaban productos cuyo valor dependía del número de horas trabajadas en su producción. El emprendimiento comenzó su final en 1834 con los paros patronales (lock outs), con el cual conjuntamente colapsaban los sindicatos. Es claro antecedente de los “sistemas locales de empleo y comercio” en Canadá y de los “clubes del trueque” en Argentina.

También relacionado a la economía social podemos mencionar el movimiento de las comunas, de igual forma vinculado a Owen, en las que se buscaba practicar el principio de repartición “a cada uno según sus necesidades, de cada uno según su capacidad”, llevando a cabo simultáneamente diversas actividades económicas donde regía la solidaridad. El patrimonio de la comuna era colectivo y administrado por todos en conjunto, tomando las decisiones en asambleas. Éstas se han difundido a lo largo de los años y continúan expandiéndose activamente.

Otro antecedente muy importante es la cooperativa de consumo Pioneros Equitativos de Rochdale formada por obreros ingleses en 1844. Los principios adoptados por la misma fueron tomados como modelo en otros emprendimientos similares donde primaron, entre otras, las ideas de igualdad política, educación cooperativa y reparto justo y periódico de las ganancias. Todo ello hace que hoy Rochdale sea conocida como la madre de las cooperativas.

Hacia las primeras décadas del siglo XX las cooperativas se convertían cada vez más en convencionales empresas, quedándoles solo el nombre de cooperativa. Para Singer (2004) el crecimiento del tamaño de la cooperativa y la cantidad de sus miembros dificulta la vigencia de la democracia participativa porque la autogestión es dejada de lado por falta de interés de los participantes en el emprendimiento. Es que antes que las cooperativas, fueron sus miembros quienes cambiaron, hasta finales del siglo XIX las condiciones de vida y de trabajo del proletariado eran tan bajas que sus opciones eran someterse o sublevarse, pero por ese entonces la situación de la clase trabajadora comenzó a cambiar con el aumento de los salarios reales, el derecho a la organización sindical y con ella la posibilidad de parar las actividades, junto con la aprobación de las bases del Estado de Bienestar. Reconciliados con la forma salarial, los trabajadores perdieron el entusiasmo por la autogestión.

La situación cambió en 1980 con la vuelta atrás de concesiones otorgadas a los trabajadores décadas atrás, el sector financiero se volvió hegemónico e impuso sucesivos ajustes fiscales y monetarios; y el libre comercio con el flujo irrestricto de capitales permitió a las transnacionales transferir cadenas de producción a países de bajos salarios y sin un verdadero Estado de Bienestar. Es por eso que hoy es posible ver en diversos países un resurgimiento de la economía solidaria a partir de la contra-revolución neoliberal.

El resurgimiento de la economía solidaria sólo se hace posible con el apoyo de las instituciones gubernamentales y de la sociedad civil, en esto la participación de las universidades resulta particularmente importante debido a su capacidad de investigación y de elaboración teórica.

 

Autor: Lic. Pablo DÍAZ ALMADA

Referencias

Barrera Cerezal, J. J. (2008) “The Social Economy and public policies” Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa n.62 CIRIEC. España. pp 183 – 198.
Cattani, A. D. (2004) “La otra economía: los conceptos esenciales” En La Otra Economía. Altamira. Argentina.
Gaiger, L. I. (2004) “Emprendimientos económicos solidarios.” En La Otra Economía. Altamira. Argentina.
Radrigán Rubio, M.; Barria, K. C. (2005) “Situación y proyecciones de la Economía Social en Chile.” En La Economía Social en Iberoamérica: un acercamiento a su realidad. FUNDIBES. Madrid.
Ravina, A.; Ravina, M. N. (2005) “Radiografía de la Economía Social en Argentina.” En La Economía Social en Iberoamérica: un acercamiento a su realidad. FUNDIBES. Madrid.
Razeto, L. (1997) “Los caminos de la economía de solidaridad.” Lumen-Humanitas. Buenos Aires. Argentina.
Singer, P. (2004) “Economía solidaria.” En La Otra Economía. Altamira. Argentina.
Fuente: Economía Social (Econlink.com.ar – Econlink – Julio Del 2009) – http://www.econlink.com.ar/economia-social

bitcoin1

El BitCoin – la moneda Virtual

¿Qué es el bitcoin? La moneda que controlan todos y nadie a la vez

Claves para entender el funcionamiento de la moneda encriptada y las polémicas que la rodean

bitcoin1

¿Qué es el ‘bitcoin’?

El bitcoin es una divisa completamente digital. Esto implica que no se imprime en billetes ni se intercambia a través de monedas metálicas. Son cifras en una base de datos. Transacciones. Nace fundamentalmente como moneda para Internet, y a diferencia de otras divisas no está sometida a una autoridad central ni a intermediarios, tal y como explica la página oficial de la divisa. Sin embargo, esto no ha impedido que en algunas empresas y servicios se admitan pagos con esta moneda.

¿Cuánto vale un bitcoin?

Su valor corresponde básicamente a dos factores: la confianza de los usuarios y el volumen de uso en la compra por Internet. Tiene un precio y un valor, que son dos indicadores distintos. El primero expresa el valor de la moneda virtual en base a una oferta y una demanda en el mercado, exactamente como ocurre con otras divisas. El segundo indicador señala la popularidad que la moneda virtual tiene entre los usuarios, y de ahí depende su éxito o fracaso. Hace menos de diez años, el valor del bitcoin era de apenas unos céntimos de euro. Ahora la moneda virtual vale 384,37 euros. Actualmente hay en circulación más de 15 millones de bitcoin, por un valor total de 5.800 millones de euros.

¿Quién creó el bitcoin?

El bitcoin se presentó al mundo como la primera puesta en marcha de la “moneda criptográfica”, forjada en 1998 por Wei Dai, un ingeniero informático, considerado el fundador del sistema encriptado de la moneda. En él se inspiróCraig Steven Wright, quien ahora se confiesa creador del bitcoin. Su modelo postulaba la idea de que un dinero virtual pudiera circular sin sufrir el control centralizado de ninguna autoridad central si sus usuarios admiten esta forma de pago. A tal fin utilizaba la criptografía para controlar las transacciones. Desde entonces, la comunidad de programadores que vigilan el sistema ha ido creciendo. Pero, si el sistema es “abierto”, ¿quién controla que nadie robe o manipule el valor de la moneda virtual? Todos y nadie al mismo tiempo.

¿Quién controla la red de la cybermoneda?

“Bitcoin lo controlan todos los usuarios de bitcoin del mundo”, explica la web de la divisa, que añade: “Aunque los programadores mejoran el software, no pueden forzar un cambio en el protocolo de bitcoin porque todos los demás usuarios son libres de elegir el software y la versión que quieran”. ¿Y qué significa esto? Que la comunidad de programadores es la que asegura la fiabilidad de la moneda virtual, porque sin consenso de programadores y usuarios la moneda dejaría de existir. Es decir, que los programadores y usuarios son los que aseguran la funcionalidad del sistema.

¿Es el bitcoin una estafa piramidal?

En estos años ha ido creciendo todo tipo de rumores sobre el presente y el futuro del bitcoin. En primer lugar, hay críticos que señalan la alta volatilidad de la moneda virtual. Después del estallido de la crisis financiera, algunas empresas informaron de que aceptaban bitcoins. El valor de la cybermoneda superó rápidamente los 200 dólares, pero de pronto se desplomó hasta los 40 dólares, según bitcoincharts.com, la web que observa las transacciones por Internet. Esto indica, sostienen los críticos, que el bitcoin no asegura una estabilidad financiera. Pero sus defensores consideran que la fluctuación de la moneda ha ido ajustándose en estos años, y que ahora sí que su valor es más fiable.

En segundo lugar, hay críticos que señalan que los patrocinadores del bitcoin podrían de pronto convertirse en estafadores de la moneda. Su sistema abierto hace que un grupo reducido de usuarios vigile el anonimato y la seguridad de las transferencias. Estos vigilantes de la moneda virtual reciben por su servicio bitcoins. Pero ¿qué pasaría si algunos de ellos decidieran dedicarse al mercado negro o a la venta de droga?

El riesgo del descontrol

Los detractores denuncian a tal respecto que el sistema encriptado de la moneda virtual podría favorecer a grupos criminales, interesados en comprar y vender productos prohibidos sin dejar rastro. En 2013, la agencia de seguridad estadounidense FBI cerró Silk Road, un portal que servía de mercado negro en línea. En febrero de 2015, Ross Ulbricht, uno de los fundadores del portal, fue sentenciado a 30 años de prisión por siete cargos delictivos, entre los cuales estaban comprar y vender drogas y armas.

“Bitcoin es un proyecto de software libre sin ninguna autoridad central. Por lo tanto, nadie está en posición de hacer representaciones fraudulentas sobre la rentabilidad de las inversiones”, sostiene la web de la moneda. No obstante, en estos años el bitcoin ha sido también sinónimo de enriquecimiento rápido. Los críticos advierten sobre las estafas que se llevan a cabo en Internet, que ofrecen conversiones ventajosas de bitcoin en monedas tradicionales, o estafas más clásicas, que pueden ir desde el phishing hasta el falso administrador de la moneda virtual.

lasmonedassociales1

Las Monedas Sociales – Que Son

LAS MONEDAS SOCIALES

Las monedas sociales- o monedas locales, complementarias o alternativas- es dinero que se crea y utiliza para fomentar tanto el trabajo como el consumo locales y empoderar a comunidades para conseguir objetivos sociales concretos.

lasmonedassociales1

¿Qué es una moneda social?

Una moneda social es una herramienta creada y utilizada por comunidades, colectivos y particulares al objeto de poder facilitar intercambios tanto de productos como de servicios o de conocimientos. Otra definición, en este caso de Bernard Lietaer, considera al dinero local como “Un acuerdo dentro de una comunidad de usar algo como medio de intercambio”.

Las monedas sociales se caracterizan por lo siguiente:

  • Son sistemas monetarios de vecindad basados en la confianza y la reciprocidad,
  • Se diferencian del dinero de curso legal pues en ocasiones pueden perder valor con el tiempo (fenómeno denominado “oxidación” o interés negativo) con el objetivo de que no se pueda acumular,
  • Pueden ser tan variados en su forma y en su funcionamiento como lo son las monedas nacionales de curso legal.

Denominándose  monedas complementarias, se refieren a que algunas de estas monedas pretenden complementar las deficiencias del dinero legal con las ventajas que tiene este recursos como dinamizador del comercio local de proximidad, del autoempleo y de optimización de los recursos locales.

Con monedas “alternativas”, se refieren entonces a que algunas monedas pretenden crear un sistema alternativo y diferente al actual utilizando la moneda social como una herramienta más.

¿Por qué utilizar las monedas sociales?

Los recursos – productos, servicios y saberes – son en muchos casos ignorados por la economía formal. De la misma manera le sucede al trabajo doméstico, a la reutilización y el reciclaje de todo tipo de enseres o al trabajo que puede denominarse voluntario o de ayuda mutua. Estos recursos, una vez convertidos en moneda social, crean riqueza y bienestar social en las comunidades donde se implementan.

¿Cómo funciona?

Existen diferentes formas de crear dinero social:

  • Desde los bancos de tiempo y las redes de trueque: Se crea a partir de los propios intercambios de servicios (bancos de tiempo) o de productos (redes de trueque). Los bancos de tiempo usan la divisa tiempo y las redes de trueque una moneda social propia y característica. En ambos casos se denominan monedas de “crédito mutuo”,
  • O las monedas soportadas por euros que se “compran” con moneda de curso legal y cuyo objetivo principal es el apoyo del comercio local de proximidad. Estas últimas son más conocidas y populares.

Se puede utilizar de diferentes maneras, según:

  • Su formato: digital o en forma de billetes físicos,
  • Los medios de pago utilizados: internet, SMS, Smartphone, tarjetas de pago… y
  • Su registro: manual, por internet…

Ejemplo de moneda social a escala media

La moneda Sol-Violette en Toulouse, Francia, se está utilizando por centenares de usuarios en esta ciudad y alrededores. Además, por ser una moneda soportada por euros, está respaldada por instituciones locales, en este caso el ayuntamiento y dos cajas locales que facilitan el cambio de esta moneda.

http://amara.org/es/videos/eSNqVG8sHyzG/info/como-funciona-una-moneda-social/

Existen otros ejemplos con incluso más usuarios, como el Chiemgauer en Alemania, donde más de 2000 consumidores y más de 600 empresas funcionan con esta moneda local. Asimismo, generan el equivalente a 4 millones de euros de compras de bienes y servicios cada año, y esto desde hace ya más de 10 años.

 

Ejemplo de moneda social a pequeña escala

Otro uso de monedas sociales sería como los Jimenos en Jímenez de la Frontera, un pequeño pueblo de Cádiz: de momento tienen 38 usuarios que utilizan esta moneda social para poder vender productos y servicios, cuyo fin es fomentar el trabajo y la economía local.

Sin embargo, existen también en España monedas alternativas con más de 1000 usuarios como es el caso de laCooperativa Integral Catalana y su red de Ecoxarxas extendida por toda Catalunya, cuyo objetivo es crear un nuevo sistema económico y social que funcione independientemente de la economía formal y con su propia moneda.

¿Cúantas monedas sociales hay en España?

Aunque van creciendo de forma constante y muy rápido debido a la crisis, en mayo de 2013 se registraron en el marco de las 2ª Jornadas de Monedas Complementarias en Sevilla alrededor de 70 monedas sociales en España. Puede no obstante que haya más monedas sociales “pequeñas”, pues son iniciativas bastante descentralizadas que se pueden crear a partir de un pequeño grupo de personas.

mapa_monedas_sociales_web

 

Fuente: Vivir sin Empleo

En 2013, RTVE preparó un documental sobre las monedas sociales en España. Puedes mirarlo en este enlace.

¿Cuánto vale una moneda social?

Todo depende del tipo de moneda social y de lo que ha acordado el colectivo que la creó. Muchas veces se utiliza una triple paridad entre tiempo, moneda local y moneda oficial, para poder valorar los intercambios. Para las monedas sociales únicamente soportadas por euros, en la mayoría de los casos 1 unidad de moneda social = 1 Euro.

¿Qué se puede conseguir con una moneda social?

Se puede conseguir todo tipo de bienes, servicios o conocimientos, incluso poder recibir parte del sueldo o la totalidad en moneda social , como con el Bristol Pound en Inglaterra.  Se puede también tener una pequeña renta básica en Moneda Social como es el caso de las Moneda Demos en las Islas Canarias… Las opciones son infinitas, siempre que hayan actores que utilicen la moneda social de tu zona además de variados recursos para intercambiar.

¿Qué ventajas tienen?

Las principales ventajas son las siguientes:

  • Fomenta la economía local: Como herramienta económica local, como se ha visto en el video del Sol-Violette en Francia, una moneda social no es un fin en sí mismo, sino que sirve para generar más riqueza y acelerar el consumo y la producción locales.
  • Impide las burbujas económicas: Contrariamente a una divisa internacional, una moneda social no se puede acumular ni funcionar fuera de una zona determinada. Además tiene una cantidad limitada según su número de usuarios. No hay especulación, ni inflación, deflación, etc…
  • Impulsa las relaciones entre “vecinos”: Permite dinamizar el barrio, conocerse y generar dignidad en esta zona. Con una moneda social, comprar en una tienda con esta herramienta significa apostar por lo local, aparte de crear una identidad propia como la moneda de tu barrio o localidad.
  • Genera participación ciudadana: Una moneda social existe a base de la riqueza que crea la gente con sus bienes y servicios. Asimismo permite empoderar a la gente quién lo utiliza, permitiéndole autoorganizarse hasta involucrarse en la política local.

¿Cúales son los inconvenientes?

  • Número limitado de usuarios: El prinicipal inconveniente es la escasez de usuarios. Si hay pocas personas o empresas que lo usan, la moneda social se ve muy limitada. Por eso en la mayoría de los casos se utiliza la moneda social como complemento al Euro o la moneda nacional, y no como alternativa una absoluta o única, si bien ambas opciones coexisten.
  • Moneda únicamente local: la moneda social tiene un área de utilización muy limitada. Aún así, existe una alternativa de intercambio internacional entre redes y monedas sociales llamado CES Exchange, donde la gente puede intercambiar bienes y servicios entre todas las monedas sociales registrados a nivel mundial. También aparecen muchos bancos de tiempo. Actualmente hablamos de unos 300 intercambios entre 34 países.

¿Dónde puedo acudir para empezar a intercambiar con monedas sociales?

Puede empezar mirando las monedas sociales que aparecen en el mapa de monedas sociales de Vivir sin Empleo. En el menú de arriba:

  1. Selecciona en la sección: “O elegir la categoría que más te interesa” la etiqueta “Moneda/Mercado social”.
  2. Según la zona donde vives, pincha en el icono de la zona que te interesa: Allí verás qué entidad se encaraga de la moneda social local.
  3. A partir de allí ponte en contacto con esa entidad que creó la moneda social de tu zona.

¿Se puede canjear una moneda social en euros?

En principio casi todas las monedas sociales tienen paridad con el euro o la moneda nacional, lo cual no quiere decir necesariamente que se puede canjear en euros: Es una decisión que debe tomar la comunidad impulsora de la moneda. Sin embargo, muchas monedas sociales, para incentivar su uso y ser más atractivas para el consumidor, ofrecen un cambio más favorable para la moneda social que puede adquirirse en euros.

Por ejemplo, el Expronceda ofrece 11 exproncedas por 10 euros, pese a que la paridad sea 1 euro = 1 expronceda. De la misma forma, en Alemania, si cambiamos 1 Chiemgauer conseguimos 0,95 euros, aunque 1 Chiemgauer valga 1 euro: El objetivo es primar la utilización de la moneda social sobre el euro.

 

¿Sabías qué…?

Existen ahora mismo unas 5000 monedas sociales a nivel mundial repartidas en numerosos países tales como Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, y Italia, además de numerosos países de América Latina y Japón.

Futuro de las monedas sociales a nivel mundial

Bernard Lietaer, impulsor del ECU en Bélgica (precursor del Euro) y ahora defensor de las monedas alternativas, explica cómo se pueden compaginar las dos monedas y cual podría ser el futuro de las monedas locales.

http://amara.org/es/videos/F1teVE8vPppe/info/el-futuro-de-las-monedas-sociales/


 

FUENTE: http://www.deotramanera.co/ayudar/economicamente-dinero/monedas-sociales-que-son-como-funcionan

Escrito en colaboración con Julio Gisbert,

autor de Vivirsinempleo y experto en sistemas de cambio alternativos.

Actualmente es Presidente de la Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo (www.adbdt.org) con sede en Barcelona y Miembro del Comité de Expertos del Proyecto europeo de cooperación CROSS – Citizen Reinforcing Open Smart Synergies 

 

clubtrueque1

Historia del Trueque en la Argentina – El Club del Trueque

LA HISTORIA DEL ‘CLUB DEL TRUEQUE’ EN LA ARGENTINA

Al iniciar una movida de trueque en nuestro querido pais es imposible que no se nos venga a la mente la que seguramente fue la experiencia de trueque participativo mas grande del mundo.

Obviamente nos estamos refiriendo al Club del Trueque, el cual tuvo su apogeo en la crisis del 2001 que se sucedio en nuestra Republica.

De esas movidas iniciales todos en la Argentina esperamos haber ganado experiencia, motivaciones e ideas que nos permitan poder evolucionar esas ideas hasta conformar una movida que permanezca y prospere.

Los que ponemos ahora en marcha iniciativas de trueque e intercambio no podemos menos que rendir homenaje y recordar con profundo agradecimiento esa gigantesca experiencia y a sus impulsores.

 

clubtrueque1

Nacimiento del primer club de trueque

El 1er de Mayo de 1995 nació el primer club de trueque en Bernal, al sur de la provincia de Buenos Aires, con la iniciativa de Horacio Covas, Carlos de Sanzo, Rubén Ravera y veinte vecinos. En el garaje de une de los habitantes del barrio, quieren creer un business alrededor del trueque, una alternativa al sistema económico dominante. Un sistema de intercambio solidario, sin dinero, en el modo del truque multi reciproco.

Podemos decir que la red de trueque argentino nació en el año 1994 del encuentro de dos corrientes: un corriente ecologista (el Programa de Autosuficiencia Regional de De Sanzo) y el otro empresarial (la Red Profesional de Covas). Más tarde, entre el año 1996 y 1997, serán juntados por un tercero corriente de capacitación popular (la Red de Intercambio de Saberes y Cibernética Social) de Heloisa Primavera y Carlos Del Valle. Los últimos se distinguirán por sus aportes metodológicos, introduciendo las técnicas de dinámicas de grupo, poniendo el acento sobre la capacitación permanente como condición fundamental al crecimiento de la red.

Multiplicación de los clubes de trueque

Rápidamente, la idea está duplicada en la ciudad de Buenos Aires (con la creación del nodo de Congresso) y en el norte (en Olivos), siempre bajo la tutela del grupo de fundadores. Un año después del inicio de la iniciativa, estimamos que existen 17 nodos. Pues Córdoba da la luz a su primer nodo, volviéndose en la segunda provincia a poner en marcha el trueque.

Con la creación de nuevos clubes y en intercambio entre ellos,  se forma la Red Global de Trueque (RGT), en el año 1996. El club toma el nombre de “nodo” de la Red. Si al inicio, los intercambios se realizan por el medio de “bono de intercambio” con una contabilidad central (como en los SEL franceses), esta gestión empieza a volver muy complicada a manejar con la aumentación del nombre de participantes. Desde el año 1996, la RGT decide de optar por una moneda imprimida, el « crédito ». Pero a este momento, los 3 de Bernal no pueden imaginar que esta moneda complementaria vaya a conocer un éxito nacional. El periodista Mariano Grondona los invitan en su programa televisado « Hora Clave », los medias transmiten la información, el fenómeno del trueque se da a conocer en Argentina.

En septiembre de 1997,  el primer Nodo Industrial de la Red Global de Trueque, “la Fábrica”, está inaugurado en la propiedad de la ex fábrica textil la Bernalesa, a Quilmes. 600 personas intercambian productos, servicios (electricistas, peluqueros, contables, artesanos, cocineros…). Se cuentan alrededor de 40 nodos en el país.

Perdida de control

Después de una serie de apariciones en los medias (periódicos/revistas, radios y televisión), asistimos a un crecimiento brutal de los nodos. Desde el año 1997, el grupo de Bernal empieza a tomar el control. Algunos nodos optan por la emisión de sus propias reglas como una forma de oposición al leadership de Bernal, que detiene el monopolio sobre la emisión de moneda en la red. Otros emiten su propia moneda para impulsar el desarrollo local. Pero la multiplicación de monedas, sin normas común, llega a abusos y disfuncionamientos. Cualquier individuo puede imprimir y distribuir su propia moneda respectando sus propias reglas, sin tener ningún control.

Intento de control y de regulación

Los responsables de RGT arman criterios unificados de emisión y de control. Sobre la base de este principio se organiza la primera Asamblea General de los socios, la Jornada del No Dinero, el 8 de Mayo de 1998. La comisión trabaja los temas del respaldo, de la emisión, de la distribución y de la regulación de créditos. Se concluye con los siguientes decisiones:

  • La regionalización de la RGT de la provincia de Buenos Aires en cuatro zonas : Norte, Sur, Oeste et Capital federal ;
  • La presentación de un balance general para cada zona con la cantidad de créditos que se otorga a cada socios y en qué circunstancia;
  • La implementación de un sistema de información que permite de centralizar todas las informaciones sobre la emisión y los responsable de zonas;
  • La comunicación de la balance a través de un « boletine » emitido cada 3 meses ;
  • La posibilidad de emitir créditos de emitir des créditos localmente.

Poco tiempo después, otras zonas se fueron agregando a la red Rosario, Cordoba, Mar del Plata, Nord de Santa Fe. Para fines de 1998 se estiman en 83 los nodos en todo el país. En Marzo de 1999 Se inician las megaferias bimensuales con el apoyo de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Para fines de 1999  Se estiman en 200 los nodos en todo el país.

A pesar de los intentos de regulación, algunos coordinadores de nodos siguen aprovechando su posición. Del clientelismo a las prácticas mafiosas, solo hay un paso.

Divergencias al seno de la red

En el año 2000 se profundizan las diferencias entre distintas tendencias en el interior de la Red Global de Trueque, hay opiniones divergentes respecto del sistema de “franquicia social“. La adhesión al sistema de franquicia es un contrato entre los coordinadores de los nodos y los responsables en Bernal. Con la adhesión a la franquicia se comprometen a cumplir las reglas (capacitación, control de los precios emisión et distribución de créditos) y a utilizar el crédito que ofrece la RGT, llamado « arbolito ». Cada participante del sistema paga en pesos 4 % del valor solicitado (50 créditos valen 2 pesos). El debate se focaliza sobre los siguientes puntos: quien será responsable de la emisión de la moneda (poder reservado habitualmente al Estado), la cantidad de moneda emitida, y sobre todo la transparencia con la circulación de los créditos. Esta estructura jerárquica elimina el principio de autonomía de los nodos. Se critica la falta de control, de transparencia en la emisión monetaria y de democracia participativa.Bernal argumenta que la construcción de un sistema participativo resulto muy dificultoso y apunta a la necesidad de mayor eficiencia, la cual podría lograrse incluyendo metodologías similares a las de un sistema empresarial privado.Fernando Sampayo que coordine la Zona Oeste rechaza este modelo de franquicia y deja la red para constituir la Red de Trueque Zona Oeste (RTZO).

En el año 2001, la RGT se escinde en 2 modelos contrapuestos: la Red Global de Trueque y la Red de Trueque Solidario – RGT/RTS. A partir de esta etapa, el grupo de Bernal se reorganiza, cierra su instancia colectiva, llamada « grupo de impulsión de la RGT », y empieza a promover una «empresa ». La RTS, por su parte, preconiza una organización horizontal y participativa y promueve una visión solidaria del trueque. Del mismo modo, otras redes del interior del país deciden de volver autónomos y no aceptan mas los arbolitos, solo sus propios créditos (ejemplo de las redes de Mendoza y Córdoba).En abril de 2001, se estiman en 1800 los nodos en todo el país. En mayo de 2002, en plena crisis económica, política y social en el país, 5000 nodos, 60% en la provincia de Buenos Aires, 2 millones de socios.

Decadencia

Pero las redes sufren de su crecimiento explosivo y de los desvíos que implican: sobre-emisión, discordias, abusos, ventas discrecionales de créditos,…, llegan a proporciones tales que el sistema explota. Por una mínima parte, la falsificación del arbolito corta más allá la confianza de los participantes, primordial en un sistema de intercambio alternativo.

El sistema probablemente no murió por culpa de la falsificación de la moneda, como se penso muchas veces, sino por la venta masiva de créditos, y por la misma recuperación económica consecutiva a la devaluación del peso argentino que quitó el rasgo indispensable de los clubes de trueque por la supervivencia de la populación.

Que queda en el año 2011?

El trueque volvió muy confidencial en Argentina. Aunque todos los argentinos con quien intercambiamos se recuerdan de este fenómeno alternativo nacional, como consecuencia a nuestra investigación, descubrimos sólo una veintena de nodos siempre activos, pero de pequeña (sino también muy pequeña) talla. Deben juntar alrededor de 4000 miembros. Los pocos supervivientes están todos focalizados en una ideología solidaria. Las grandes redes desaparecieron. Solo la RTZO persiste en la forma de red (cuya coordinación han sido recuperada por Barbara Sampayo, la esposa de Fernando Sampayo, fallecido hace poco tiempo) Todos están aislados y piensan que son los últimos supervivientes. Tienen la voluntad de quedar local y no aceptan otros créditos que su propio.

Si la RGT como la RTS desaparecieron, los antiguos líderes quieren reactivar la experiencia.

Del lado de la RGT, Rubén Ravera (interrogado por TAOA en diciembre de 2010), dice que está trabajando el tema de un nuevo « sistema operatorio » para reactivar la red, siempre en una lógica empresarial y prevé una nueva emisión de créditos en 2012.

En cuanto a la RTS, antiguos líderes y miembros de los clubes de trueque reconocen que pueden reactivar la red si descubrimos un sistema de contabilidad más seguro, tal es la proposición del proyecto Colibri que conduceHeloisa Primavera (interrogada por TAOA en diciembre 2010). Intentan de ligar el sistema « open source » deCyclos y la tecnología SMS para facilitar y volver más seguros los mecanismos de intercambio.

Fuentes:

–          Entrevista con Marcelo Gryckiewicz, enero de 2011 y Discursos.

–          Trueque y Economia Solidaria, Susana Hintze, disponible enhttp://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/argentina/ico/trueque.pdf

–          Sitio internet de la RGT : http://redglobaldetrueque.blogspot.com/2007/05/historia-de-la-red-global-de-trueque.html

–          Richesse, argent et pouvoir : l’éphémère « miracle argentin » des réseaux de troc, Heloisa Primavera, diciembre de 2002.