La economia colaborativa en el día a día

El consumo colaborativo se perfila como la alternativa logica al desperdicio y el acaparamiento de bienes y servicios sin mas utilidad que la acumulacion de los mismos.

Surge así, el movimiento de Economia Colaborativa. El cual ya en 2013 se fue consolidando a lo largo del planeta y según recopilaciones de sitios y plataformas de analisis de ese sector, al finalizar el año 2015 había ya 7.500 plataformas informaticas aportando herramientas e ideas para el desarrollo mas organizado de este movimiento.

Esto es más sencillo de lo que a priori parece. Con la crisis muchos hemos estado sin trabajo, en empleos muy precarios, nos han faltado clientes, los proveedores no llegan a todo porque han desaparecido muchas empresas, etc. ¿Qué hacemos ante esto? Podemos quedarnos esperando al trabajo de nuestros sueños, cuando es más complicado que nunca, y a menudo se convierte en una pesadilla. Pero también podemos agudizar el ingenio y buscar una vía diferente, innovadora, como es esta de la economía colaborativa.

En todo el mundo hay multitud de personas, grupos y empresas que nacen o se suman a este ámbito, y van cubriendo paulatinamente todos los sectores, mediante técnicas cada vez más ingeniosas.

Todos conocemos algún ejemplo en transporte (Blablacar o Cabify) o turismo (Airbnb o HomeAway), pero la dimensión de este fenómeno es impresionante. Hay un abanico de posibilidades que cubre prácticamente todas las necesidades que puedas tener, las más conocidas son compartir coche, herramientas, alojamiento, viajes, pero la cobertura es prácticamente total.

En el directorio de Consumo Colaborativo existe una lista con muchísimos ejemplos, uno de ellos es MyHostpitality, donde podrás aprender idiomas de una manera diferente. Ofrecen tres modalidades: intercambio, donde dos familias intercambian a uno de sus miembros para que ambos aprendan otro idioma. Anfitrión, una persona acoge a alguien en su casa de manera gratuita a cambio de que le enseñe su idioma nativo. Invitado, esta persona enseña a su anfitrión su lengua materna a cambio de un alojamiento.

Casi ningún sector se queda libre de la irrupción de la economía colaborativa y uno de ellos es la ayuda en las tareas domésticas; limpieza, pequeñas reparaciones, aprendizaje de idiomas o cuidado de personas entre otros.

Multiples redes de trueque, bancos de tiempo, bancos comunales, plataformas de crosfounding, y demas herramientas estan al alcance de cualquiera por poco que {googlee{ sobre el tema.

Todo un nuevo mundo que probablemente en algun momento se hara masa critica, cambiando por completo nuestra percepcion de la economia y el consumo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario