Entradas

El Buen Vivir

EL BUEN VIVIR

El Buen Vivir es una alternativa para la idea del desarrollo. Es un concepto de bienestar colectivo que surge por un lado del discurso postcolonial, crítico al desarrollo, y por otro lado de las cosmovisiones de los pueblos originarios andinos. El Buen Vivir (o Vivir Bien) es una visión ética de una vida digna, siempre vinculada al contexto, cuyo valor fundamental es el respeto por la vida y la naturaleza. Según el Buen Vivir, la naturaleza no es un objeto, sino un sujeto y no solo las personas sino todos los seres vivos son contemplados como miembros de la comunidad. El discurso alrededor del Buen Vivir se puede ver como una reacción contra la materialización. Los valores de la vida no se pueden reducir a meros beneficios económicos; pesan más otros principios y otras formas de valorizar y darles sentido. También en el núcleo del Buen Vivir están los derechos de las comunidades a vivir según su modo tradicional.

El intelectual decolonial argentino Walter Mignolo habla de las posibilidades pluriversales de identidades locales y comunitarias de vivir en armonía en vez de en un estado de competencia. A diferencia del desarrollismo que tiene como fin cambiar las realidades de los demás, se trata de la coexistencia de varios mundos. Muchos pueblos originarios de, por ejemplo, los Andes se quedaron fuera del gobierno colonial y la sociedad moderna. Aunque han sido considerados inferiores desde el punto de vista de las estructuras de poder, los pueblos indígenas han logrado sobrevivir y mantener su autonomía e independencia en relación a la sociedad capitalista actual. Según Mignolo, el pensamiento Buen Vivir contiene posibilidades de abrir alternativas decoloniales radicales. “La revolución no se ha anunciado para la semana que viene. Pero se trata de una marcha decolonial, epistémica, política, económica y ética incuestionable e imparable hacia el futuro.”

Cada idioma de los pueblos originarios andinos contiene su propio concepto del Buen Vivir. Sumak kawsay es quechua y significa “la plenitud de vida en comunidad junto con otras personas y la naturaleza”. El suma qumaña en aymara no es idéntico pero parecido en significado. El Buen Vivir es una especie de hiperónimo y plataforma para el discurso multicultural bajo el cual caben diferentes visiones cuyo significado solo se entiende en su propio contexto social y ecológico. Con esto tiene que ver la dificultad de traducir el concepto; habría que buscar una expresión apropiada para cada idioma y cultura. Por otra parte, al referirse al Buen Vivir como un hiperónimo, su traducción al inglés u otras lenguas podría borrar dimensiones importantes en cuanto a su historia o disminuir su poder decolonizador.

La atención que ha recibido el concepto del Buen Vivir a nivel global tiene que ver con el hecho de que los gobiernos renovadores de Ecuador y Bolivia han incluido el Buen Vivir en su nueva constitución (Ecuador 2008 y Bolivia 2009). También se han establecido los derechos de la Madre Tierra (Pachamama) en ellas. Esto demuestra que la filosofía Buen Vivir se ha extendido desde el uso exclusivo de distintos movimientos a formar parte del lenguaje y los objetivos gubernamentales, lo que se puede considerar un logro significativo.

Por otra parte, la crítica que ha recibido el concepto en muchos casos tiene que ver justamente con la manera en que se ha aplicado a los programas oficiales u objetivos de los gobiernos. Según algunos críticos, su significado en ellos ha disminuido hasta denotar el desarrollo humano occidental o lo han usado simplemente para reemplazar el concepto del desarrollo. Al mismo tiempo los gobiernos de estos países han fomentado programas de desarrollo a gran escala y la industria extractiva, que según los movimientos populares de los pueblos originarios están en contradicción total con el pensamiento Buen Vivir.

Sin embargo, el establecimiento de los principios del Buen Vivir y los derechos de la Madre Tierra en la constitución permiten cuestionar de manera más eficiente la legitimidad y legalidad de los proyectos masivos. Los movimientos de los pueblos indígenas han producido una nueva forma de globalización alternativa, siendo un motivo el hecho de que la toma de posesión cada vez más acelerada de los recursos naturales ocurre en mayor medida en las tierras de los pueblos indígenas del mundo. Por otra parte, cuenta más que a través de las cosmovisiones de los pueblos originarios se hayan construido nuevas alternativas que desafían de manera profunda el pensamiento económico concentrado en el crecimiento.

Mira Käkönen

Fuentes:

Beyond Development: Alternative visions from Latin America

Eduardo Gudynas: Buen Vivir, Today’s Tomorrow

Focus on the Global South: Learning from our roots, a Conversation on Vivir Bien

Walter Mignolo: The Darker Side of Western Modernity: Global Futures, Decolonial Options. Duke University Press, 2011